El Chiflón
Las cascadas del Chiflón

Muchas veces vacacionar puede ser comprendido como darse la oportunidad de un tiempo de relajación para alejarse por completo de cualquier responsabilidad ajena y brindarse por entero al ser propio. Pero existe un tipo de esparcimiento que brinda el mismo tipo de catarsis y lo consigue, más que sin hacer nada, por el contrario, activándonos al límite e incitándonos a asumir con entereza la responsabilidad de los propios actos en divertimentos extremos y en un marco de naturaleza desbordante.

Cruzando apenas el río Bravo, los turistas pueden disfrutar de un lugar de turismo activo en la hermosa Saltillo, justo en el estado de México de Coahuila. Se trata de un sitio rebosante de desiertos, valles, cañones y pozas, en donde los aficionados a los deportes extremos tienen un paraíso entero por conocer y conquistar.

Diversiones al límite

Algunas de las actividades recreativas que pueden desarrollarse en las áreas silvestres de Saltillo son rappel, ciclismo de montaña, excursionismo, escalada, senderismo, contemplación de fauna y flora locales y el estudio de los vestigios de culturas antiguas como petroglifos que se localizan en esos lugares. Para llegar a Saltillo basta con tomar la carretera numero 40 en un recorrido de 73 kilómetros.

Los mejores lugares para hospedarse allí son el American Eurotel y el Hampton Inn, ambos con excelentes ofertas de alojamiento y tours disponibles para disfrutar de los encantos de la región. En este mismo sentido, así como Saltillo silvestre ofrece la oportunidad de percibir emociones inéditas, el paladar también tiene esa opción con los deliciosos platillos típicos que se preparan en sus numerosos establecimientos culinarios.

Una propuesta de excursión a Saltillo

Una posible alternativa para acercarse a los escenarios naturales más irresistibles de Saltillo puede dar inicio en la ciudad capital. Desde este sitio conviene trasladarse, bien equipados a San Lorenzo, una reserva natural integrante de la Sierra de Zapalinamé. Allí, en sus muchas paredes escarpadas y cañones, se puede disfrutar a fondo del rappel.

Además, el fresco clima y las más de cien rutas disponibles para desplazarse por su extensión, hacen de San Lorenzo un sitio realmente recomendable. Por último, no se puede dejar escapar la oportunidad de experimentar el ascenso a “La Cara del Elefante”, un prodigioso cañón con paredes de distintos niveles de dificultad. Posteriormente se puede llegar a El Chiflón; un cañón acuático impresionante que tiene una cascada de 30 metros de altura de increíble belleza y que desemboca a la poza conocida como De Arriba. Los más osados rappelistas pueden descender hasta el fondo de este sitio y nadar en sus quietas aguas. Un justo y refrescante premio por los 110 metros que hay que descender para lograrlo.

Para arribar a El Chiflón es necesario transitar cerca de 1.5 kilómetros dentro de la zona desértica conocida como Mayrán, lo que le añade un plus de sabrosa complejidad a la aventura de Saltillo. Para finalizar el paseo, se puede gozar de la extraña fascinación atávica de Gavilleros, cerca de allí, en el municipio de General Cepeda. Se trata de un yacimiento de arte rupestre con 150 rocas cubiertas de insólitos y abstractos petroglifos. Desde este punto se puede retornar a la ciudad de Saltillo o seguir por Rincón Colorado y el Cañón de la Lima hasta la interesante zona llamada Cuatro Ciénegas.

Sin votos aún