Dormir en el vuelo

En un avión no hay muchas cosas que hacer, una de ellas y la más popular probablemente es dormir. Pero lamentablemente ni con mucho esfuerzo logramos conciliar el sueño en un avión, ya sea por la incomodidad del asiento, el ambiente o el ruido de los motores de la aeronave. A continuación le daremos 3 secretos para poder dormir en una avión.

1

Elegir un buen itinerario

Aunque parezca mentira pasar 2 o 3 horas sentado en un avión puede causar ansiedad y estrés, es por eso que pasar la mayor parte de ese tiempo dormido es una buena alternativa. Pero no a cualquier hora no podemos dormir, hecho que hace muy relevante elegir con mucho tino el itinerario de vuelo. Elija una hora en que el sueño la acompañe, calcule el momento perfecto para descansar y tomar una siesta. Y si el vuelo es largo, lo mejor será viajar en un horario que se acerque a la noche, así dormirá en su horario habitual de sueño.

2

Preparar el cuerpo y más

Muchos pretenden dormir en un avión y no se preparan para ello, es por eso que es importante preparar el cuerpo para poder dormir y dormir bien. No debe beber alcohol y alimentos antes de subir al avión, evite tomar medicamentos y mucho líquido (o verá interrumpido su sueño por viajes al baño del avión); si es necesario lleve tapones para los oídos (aunque la mayoría de las compañías aerolíneas los ofrecen gratuitamente), alguna mascarilla para los ojos y evitar la luz y no olvide viajar con ropa y calzado cómodo.

3

Viaje recuperado

Muchas veces viajamos con muchos problemas, sobre todo el los viajes de regreso. Viajamos estresados, cansados, desvelados o enfermos; en estas condiciones lo más probable es que no logre dormir nada o dormir mal. Si pretende dormir en el avión debe estar en buena condición y completamente recuperado, trate de llegar a su vuelo despejado y relajado, duerma bien la noche anterior a su viaje, llegar desvelado no necesariamente será un viaje durmiendo.

Sin votos aún