Viajar solo

No es extraño que alguna vez decidamos realizar un viaje solitario. Las razones por las cuales optar por esta modalidad pueden ser variadas: Encontrarnos con nuestra espiritualidad, redescubrir conceptos culturales, intentar valernos por cuenta propia, entre otras.

Cualquiera sea el motivo, si se está interesado en viajar por cuenta propia no se debe dejar de leer algunos consejos para el turista solitario a tener en cuenta para aprovechar la oportunidad.

Lo más importante es sacar provecho a cada minuto de tu tiempo a solas.

La incomodidad ajena

Es necesario comprender que, si bien no es raro, tampoco es muy común cenar en soledad en la mesa de un restaurante o encontrarse sin compañía en alguna en las filas para actividades que generalmente son realizadas por parejas.

Es posible que esto genere alguna que otra mirada de incomodidad, la cual carece de criterio y no debe por nada del mundo perturbar tu paz interior. Obviamente, este hecho puede ser magnificado o disminuido por los códigos culturales del destino elegido para visitar.

No es cuestión de edad

Relajarse, pausar las actividades cotidianas y marcharse de viaje, no es solamente una reacción juvenil. No hay edad para detener el mundo por unos días y buscar un espacio para uno mismo.

No hay que sentir culpa, ya que si puedes estar en paz contigo, podrás luego dar lo mejor de ti a los demás.

Planes “single”

Algunas agencias de viaje tienen en cuenta a los viajeros solitarios y organizan para ellos actividades deportivas, travesías de turismo de aventura, eventos culturales, etc.

En algunos casos se conforma un contingente de entre 15 y 30 viajeros, los cuales suelen conectarse algún tiempo antes en reuniones pautadas por la agencia en cuestión

Cuidar las pertenencias

No hay que olvidar que no hay nadie contigo para echarle una mirada a tus cosas cuando tú no lo haces. Además, es bueno que mantengas el equipamiento organizado para saber con exactitud donde hallar cada objeto. En una situación difícil o peligrosa, tú serás la única persona que podrá encontrarlos rápidamente.

Relax

Intenta no lucir como turista. Trata de que la incertidumbre no pueda vencerte y hazte uno con los demás. Nunca dejes de mostrarte amable y sonreír en la medida que la cultura del lugar lo sienta como una actitud agradable. Predisponte a unirte a todas las actividades en las que se recluten viajeros y no dejes de divertirte por el simple motivo de no conocer a nadie.

Hacer amigos

Es muy válido mostrarse con apertura hacia los viajeros que se conocen en el camino. Es probable que ante cualquier inconveniente o en los momentos que no quieras estar a solas puedas disfrutar de la linda compañía de amigos que se ha conocido en la estadía.

A veces, los mismos hoteles organizan actividades para que los huéspedes puedan interactuar. Por eso, si realmente la intención del viaje pasa también por conocer gente, al momento de reservar un hotel debe elegirse uno que por sus características favorezca la interacción social. Los buscadores de hoteles en Internet suelen brindar mucha información al respecto y sobre cada hotel.

Por supuesto que este consejo es relativo y depende de las intenciones de su viaje.

Volver con grandes recuerdos

Por último, hay que asegurarse de volver con anécdotas y material audiovisual de todo tipo. Aquellos que sintieron su ausencia durante el transcurso del viaje, podrán enterarse de todo lo que has hecho y alegrarse sabiendo que has disfrutado tu travesía al máximo y no dudas en compartir todas tus experiencias.

Sin votos aún