Matrimonio de Kim Kardashian y Kris Humpries
Foto cortesía de People Magazine

Noticias del reciente divorcio interpuesto por Kim Kardashian luego de 72 días de matrimonio con su segundo esposo, el jugador de básquetbol de los Nets, Kris Humpries, han generado una serie de teorías en cuanto a las señales anticipadas para que un matrimonio no funcione.

Al margen de si Kardashian y Humpries se casaron por amor o simplemente por dinero, lo cierto es que existen indicadores que se deben de tomar en consideración para que el público no caiga en la patraña de un matrimonio creado con fines lucrativos y mediáticos.

Seguidamente presentamos 10 signos que indican que un matrimonio es una patraña.

1

El sueño de la gran boda…pagada

Para la mayoría de nosotros simples mortales, el llevar a cabo una boda implica afrontar gastos que deben ser cautelosamente presupuestados. Desde las despedidas de soltero hasta las fotos de la boda son solventadas por lo general con nuestro propio peculio. Sin embargo, para Kim Kardashian y Kris Humpries su “frugal” matrimonio significó ganar dinero, en cifras que se cuentan en millones de dólares.

De acuerdo con información provista por diversos medios estadunidenses, la revista People pagó a la pareja $1.5 millones para obtener los derechos exclusivos de las fotos del matrimonio, y otros $300 mil por el anuncio de su compromiso. La revista OK! desembolsó la nada despreciable suma de $100 mil por la cobertura de la despedida de soltera de Kim. Asimismo, se estima que la revista US Weekly pagó a la pareja entre $30 mil y $100 mil por fotos de su luna de miel en Italia. A esto ha de agregarse el estipendio que el E! ! Entertainment Television habría otorgado como parte de sus contratos con el reality show “Keeping Up with the Kardashians”, además del pago por los derechos de transmisión que ascenderían a más de $17 millones.

2

Patrocinios del matrimonio

Pero las ganancias no se detuvieron en las campañas de marketing, fotos y transmisión de la boda. La pareja convirtió un día tan especial y personal, como es el matrimonio, en una ofensiva comercial mediática. Por ejemplo, el anillo de diamantes de 20.5 quilates creado por la diseñadora neoyorkina Lorraine Schwartz exclusivamente para el matrimonio de Kris y Kim tuvo un precio descontado de $2 millones, $1 millón menos del precio real de $3 millones. Por tal motivo, Kardashian habría lucido las joyas de Schwartz durante la ceremonia del matrimonio, las cuales incluyeron una corona de diamantes de 65 quilates estimada en $2.5 millones que buscaba resaltar sus raíces armenias; aretes de 28 quilates y una banda de matrimonio de 15 quilates de los mejores diamantes.

Y si esto no fuera poco, la pareja logró acuerdos para sus invitaciones grabadas de Lehr & Black; para el peinado, maquillaje y cuidado personal de Kardashian, así como la torta de matrimonio, creada por la misma compañía con sede en Los Angeles que creó la de su hermana Khloe.

3

Boda de TV creada con fines mediáticos y publicitarios

Al parecer las bodas creadas para la televisión con fines mediáticos y publicitarios no tienden a durar. Los ejemplos son varios e involucran a famosas cantantes, estrellas de reality shows, y actores, dentro de los que destacan Britney Spears y Kevin Federline, Jon & Kate Plus 8, y Carmen Electra y Dave Navarro. A pesar de conocer que este tipo de matrimonios no son duraderos, Kris y Kim decidieron aventurarse con una ceremonia pública pagada y transmitida mundialmente por E! Entertainment Television. En todo caso, las partes estaban al tanto del posible futuro desenlace.

En el siguiente artículo continuaremos con las siguientes 7 señales.

Agregar comentario