Recuperar memoria USB perdida

Perder información sensible nunca es agradable, por ello con el uso de memorias USB portátiles, es mucho más fácil no extraviar archivos y documentos.

Los pendrives son cómodos, accesibles y brindan una cantidad de espacio muy grande, pero también son pequeños y fáciles de perder. Sin embargo, hay algunas técnicas sencillas que pueden >prevenir la pérdida permanente de una memoria USB. Algunas técnicas son básicas (pero increíblemente efectivas) y otras son un poco más rebuscadas. Todas ellas nos ayudarán al momento de perder una memoria.

Depender de la buena fe de quien encuentre nuestra memoria perdida es inevitable muchas veces, ya que ningún método incluye localización automática o tecnología similar. Buscar la forma de informarle a quien encuentra nuestra memoria el teléfono o dirección donde pueden encontrarnos, es una buena idea.

Modificar el mensaje de auto arranque

Cuando conectamos una memoria al ordenador, siempre aparece una ventana de Windows preguntándonos que queremos hacer con los archivos que están dentro de la misma. Podemos importar imágenes, ver fotos, abrir carpetas y más.

La idea es utilizar esta ventana para brindarle nuestra información a quien encontró la memoria apenas la conecte a un ordenador.

Para hacer esto, se debe crear un archivo llamado autorun.inf y localizarlo dentro de el directorio principal de la memoria USB. Luego, agregar la siguiente línea en alguna parte de ese documento:

  • label=Llamar a XXX

Hay que reemplazar "XXX" con nuestro número de teléfono, y ubicar esa línea debajo de [autorun]. De esta manera le estamos indicando a Windows que queremos que esa ventana se muestre cada vez que alguien conecte la memoria.

Llamar la atención

Ubica una carpeta en la memoria llamada “Programas Gratis”, “No Entrar”, o algo que logre llamar la atención de quien conecte la memoria al ordenador. Dentro puedes dejar documentos con tu número de teléfono y dirección. De esta manera, quien la encuentre sabrá dónde ubicarte.

Utilizar una pegatina

Utilizando una pegatina y ubicándola sobre la memoria podremos brindarle a quien encuentre la misma, información rápida sobre nosotros. No hará falta que la otra persona conecte la memoria para saber dónde encontrarnos. Lo ideal es poner nuestro nombre y número de teléfono.

Disminuir el impacto de perder una memoria

Estas técnicas funcionan, y aunque dependen de la buena voluntad de los demás, son bastante prácticas y efectivas. Recordamos que una forma de no lamentar la pérdida de una memoria es sincronizando la información ubicada en la misma con otros ordenadores.

Sin votos aún