Los hombres que no amaban a las mujeres

Harriet Vanger es la sobrina de un reconocido empresario sueco, sus empresas están pasando por una profunda crisis, siendo apenas una sombra de lo fueran en otras épocas, pero aún así siguen siendo un referente importante en ese país. Su sobrina desapareció en forma misteriosa hace treinta y seis años en la isla perteneciente a las familias del clan Vanger.

Arduas investigaciones policiales no pudieron develar el enigma de esa desaparición, numerosas hipótesis se manejaban: fuga, asesinato, secuestro. Las investigaciones con el tiempo cesaron, la infructuosa búsqueda dejó en el olvido todos los detalles.

Henrik Vanger ha quedado marcado a fuego con la dolorosa desaparición de su sobrina, investiga por su propia cuenta sin lograr ningún avance, por el contrario, la incertidumbre es mayor; la desesperación lo consume y deja el directorio de la empresa para dedicarse de lleno a armar el rompecabezas que ese misterio ha dejado en su vida. Tiene un pálpito que su sobrina fue asesinada por alguien de su propia familia, sin embargo, esto no surge de la investigación, tan solo es una corazonada. Muy racional, ciertamente, teniendo en cuenta los antecedentes familiares.

En su casa, enmarcadas y colgadas en la pared cuelgan cuarenta y tres flores secas. Su sobrina le había regalado siete; las otras fueron enviadas luego de la desaparición, llegaban en forma anónima a la casa de Henrik para su cumpleaños.

El periodista Blomkvist recibe un ofrecimiento de Henrik para retomar la búsqueda de Harriet. Co-fundador de la revista Millennium, publicación reconocida en el país por desenmascarar a corruptos de la política y las finanzas. Blomkvist está pasando por un momento crítico de su carrera periodística, ha sido demandado por un megaempresario banquero por injurias y calumnias y lo esperan tres meses de prisión.

Henrik pese a su edad no ha perdido las mañas de hábil empresario, sabe que el éxito de la investigación que ha encargado a Blomkvist no pasará sólo por el aspecto económico, por tanto, para asegurarse de que el periodista acepte el trabajo ofrece como un plus adicional la cabeza del empresario que lo ha querellado: Wennestrom.

Mikael había realizado un importante reportaje en su revista sobre Wennestrom, un ganster camuflado en líder de las finanzas. Pero en el furor de conseguir información cada vez más pesada, cae en lo que comúnmente en periodismo se conoce como “le han vendido carne podrida”.

En la complicada investigación, que para el resto de la familia Henrik hace circular la versión de que ha contratado al periodista para realizar una auto biografía, tendrá la inesperada ayuda de Lisbeth Salander; una investigadora privada con cualidades desconcertantes, sus formas de obtener la información generalmente están bastante distantes de las normas de ética, pero es indiscutible que su trabajo es inigualable.

Lisbeth a estado marcada por el desprecio de los hombres a lo largo de su vida; cada vez que descubre que una mujer ha sido víctima del mal trato de otro hombre, lo asume como algo personal: “Este es otro caso de hombres que odian a las mujeres”, afirmaría a Blomkvist, tal cual el título original del autor: Män som hatar kvinnor (hombres que odian mujeres).

Stieg Larsson (Suecia, 1954 – 2004) Falleció inesperadamente de un ataque al corazón, días después de entregar el tercer volumen de Millennium, su famosa trilogía y antes de que se llegara a publicar el primer volumen.

Periodista, reportero de guerra, experto en los grupos de la extrema derecha antidemocrática, Stieg Larsson participó en numerosos proyectos como el de antiviolencia Stop the Racism. Fue un luchador incansable contra la violencia, escribió varios libros de investigación periodística acerca de los grupos nazis de su país y de las oscuras conexiones con la extrema derecha y el poder político y financiero.

"Los Hombres que no amaban a las mujeres” ha supuesto un verdadero éxito en Suecia y en varios países del mundo. Millones de ejemplares vendidos y las recomendaciones de los lectores confirman que se trata de una obra maestra: "La novela de la década".

Sin votos aún