James Bond
James Bond

En este artículo hablaremos sobre conceptos interesantes, aunque no nos explayaremos extensamente en ellos pues hay demasiada información al respecto y nos limitaremos a conseguir nuestro cometido que es ligar el liderazgo y el concepto de macho alfa que todo hombre busca por naturaleza.

Se entiende que los machos alfa son los líderes naturales del grupo en el que se desenvuelven, aquellos que son consultados por el resto e identificados como el mejor exponente entre sus pares. Lo interesante de este concepto es que el “líder” no necesariamente tiene que ver con las características físicas que tenga la persona, sino más bien alude a las capacidades intelectuales del mismo y dependen muchas veces de la capacidad de persuasión respecto del grupo que lideran.

Un aspecto importante que deben tener en cuenta quienes busquen ser machos alfa y, sobre todo de quienes desean liderar, es que el respeto por el que tanto luchan conseguir depende de la credibilidad que adquieran frente a sus pares y no de cuanto se impongan al resto. Una idea interesante de analizar es la que nos entrega el conocido Simon Sinek, quien dice que “los líderes mantienen la posición de poder, mientras que aquellos que “lideran” inspiran al resto a seguirlos no porque debamos, sino porque queremos hacerlo”.

Con lo ya comentado hasta el momento debemos tener en claro que los machos alfa son quienes inspiran al resto, quienes tienen el respeto de sus pares por atributos que exceden a lo meramente estético o físico, llegando a tocar el plano intelectual directamente desde la perspectiva de cuán capaces son de “inspirar al resto”. Producto de lo anterior debemos coincidir en que los machos alfa indefectiblemente debe “liderar” al resto, pero ¿Cómo hacerlo sin entender cómo funciona el liderazgo?

John Maxwell, especialista en liderazgo a nivel mundial, entre sus muchos libros ha hablado sobre “las 21 leyes irrefutables del liderazgo” y entre ellas podemos mencionar algunas que nos cambiarán la perspectiva del macho alfa que “se impone por la fuerza”, respecto de aquel que es “reconocido” por el resto.

1

Ley de la influencia

El poder o autoridad que se ostenta por la posición que se ocupa no entrega liderazgo, pues éste depende única y exclusivamente en la capacidad de influir en el resto. Otro aspecto que vale la pena aclarar en este punto es que el ser excesivamente inteligente no asegura ser un buen líder, pues esta virtud depende de muchos otros factores.

2

Ley del proceso y navegación

Nadie puede llegar a convertirse en un líder de la noche a la mañana, pues aunque se nazca con la capacidad de inspirar al resto, hay que entender el talento es sólo el comienzo. Prepararse es esencial si se quiere “inspirar” a los demás, pues el sueño que tiene que ser capaz de plasmar el líder depende de su preparación, inspiración e intuición.

3

Ley de la adición y la confianza

Un líder se gana el respeto del resto de muchas formas, pero una de las más importantes es demostrando preocupación por el resto como si de él se tratara. La fidelidad del grupo se mantiene en la medida que ellos perciben la preocupación del líder por su bienestar. Por otra parte el liderazgo necesita de “confianza”, es decir, quien sea un verdadero líder transmitirá confianza y seguridad al resto mezclando con ello una cuota de estratega y carácter.

Son muchos los puntos que podemos tratar en este tema, pero lo importante era hacer hincapié en la relación existente entre el liderazgo y la condición de “Macho Alfa” que muchos dicen tener, pero pocos realmente conocen.

Su voto: Ninguno Average: 3 (7 votes)