Xbox 360

La guerra de las consolas de videojuegos está lejos de haber encontrado un límite, y es que ni siquiera con el triunfo de Kinect por sobre Move y los mandos del Nintendo Wii se podría decir está todo dicho, pues los fabricantes van a por más con la siguiente generación en la que trabajan, Microsoft ha comenzado a trabajar de forma encubierta en lo que será el reemplazo de la Xbox 360 que todos conocemos y se dice ya tendría definida su GPU.

Es de esperarse que las novedades estén disponibles en el E3 que se desarrollará entre el 5 y 7 de junio del presente año, momento en que se confirmará si realmente AMD será el partner gráfico de la excelente Xbox. Según los datos proporcionados hasta ahora la GPU sería nada menos que una AMD 7000 Series y comenzaría a fabricarse a finales del presente 2012. De ser el caso la compatibilidad con los formatos 3D y 1080p (Full HD) estarían asegurados para los consumidores y se sobrepasaría al menos seis veces las características de la actual consola.

No obstante las mejoras en hardware, la sorpresa vendría dada por la integración de una segunda generación de dispositivos Kinect, el que aprovecharía el nuevo GPU para ofrecer una nueva dimensión de contenido a los usuarios.

El hardware no marcará la diferencia el 2013

Si tomamos en cuenta la inclusión de la seria 7000 de AMD en la Xbox 720 que se avecina y le comparamos con la competencia, nos daremos cuenta que incluso Nintendo con su próxima Wii U le hace competencia al incluir un procesador IBM Multicore SOI con GPU AMD Radeon HD (creada para esta consola), por lo que también procesará los 1080p de la próxima bestia de Microsoft.

Quizá la gran diferencia entre Nintendo Wii U y la Xbox 720 sea el hecho que IBM crearía una CPU de 32nm llamada “Oban”, la que según dice sería increíble. Por otra parte, todos los rumores hablan de incluir tecnología Blu-Ray junto con Kinect 2 y un novedoso sistema para impedir que se comercialicen juegos de segunda mano, algo que es seguro no proliferará pues atentaría contra el derecho de dominio sobre los títulos legítimamente adquiridos.

Sin votos aún