Homeland Security
Homeland Security - Deportación Estados Unidos

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se ha caracterizado por poseer muchas cualidades, sin embargo, también ha mostrado unas cifras interesantes (alarmantes para algunos) respecto del nivel de deportaciones al que se ha llegado. Tan sólo en los primeros 9 meses del año fiscal del 2010, se deportaron 137.000 inmigrantes ilegales bajo la calificación de “criminales”.

Si se revisan las estadísticas, según el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE), hubo un aumento del 60% respecto de lo que se puede ver en el Gobierno de Bush y más de un tercio respecto del primer período del actual presidente Obama. De acuerdo a un informe emitido por el TRAC (Transactional Records Access Clearinghouse), el 17% de quienes fueron calificados como “criminales” por el ICE, efectivamente formaron parte de delitos como asalto sexual, homicidio, entre otros.

En el primer período fiscal en Estados Unidos, 279.000 personas fueron expulsadas del país, lo que en total implica un aumento del 10% en el nivel de deportaciones respecto del período anterior con Bush y el doble del 2005.

Aunque la realidad es obvia, el mismo director del ICE, John Morton, señaló a principio de año que la estrategia de la institución iba a cambiar, concentrándose esta vez en los inmigrantes ilegales que cometieran crímenes y no simplemente en aquellos que tuvieran una estadía ilegal en el país. Lo paradójico de todo esto es que según los informes del TRAC, entre 2005 y 2009 aumentó notablemente la captura de indocumentados, pero entre ellos eran más los que no habían cometido ningún tipo de delito más que cruzar la frontera, entonces: ¿En qué quedan las políticas de hoy del ICE? ¿Cuál va a ser el criterio que aplicarán para considerar a un indocumentado como criminal?

Aunque las intenciones son de “privilegiar” la detención y deportación de indocumentados criminales, del total de éstos apenas el 49% encajan en este tipo, ya que el 51% simplemente está ilegalmente en el país.

Enfocando la situación desde otra perspectiva, asegura un sector que las cifras entregadas oficialmente (Gobierno), pueden resultar un tanto engañosas, según Angélica Salas (directora ejecutiva de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes). El concepto de “criminales”, muchas veces pasa por la infracción de una ley de tránsito, conducir con un foco roto o sin la licencia debida.

Sin votos aún