Ley de Reforma Migratoria
Foto cortesía de todanoticia

Los líderes hispanos del Congreso de Estados Unidos anunciaron el miércoles 15 septiembre del 2010, una reunión para el jueves con el presidente Barack Obama que solicitará formalmente su apoyo en la nueva ley de reforma migratoria que el senador Bob Menéndez presentará como vía de regularización para la situación que viven los 11 millones de inmigrantes indocumentados hoy en Estados Unidos.

El anuncio fue realizado en una iglesia luterana que se encuentra a las espaldas del Capitolio, frente a 200 activistas pro-inmigración, líderes religiosos, cívicos y sindicalistas de 25 estados. En la reunión que se sostendrá con el presidente Obama estarán presentes Menéndez y dos legisladores demócratas, Luis Gutiérrez por Illinois y Nydia Velázquez por Nueva York.

El senador Menéndez argumentó respecto del proyecto de ley que presentará al Congreso, que no se puede ser ciudadano de segunda clase, que no se va a aceptar ese estatus y va a luchar por una reforma migratoria completa. Por otra parte el portavoz de la Casa Blanca, Roberts Gibbs, señaló que el Presidente de Estados Unidos respaldó estas iniciativas cuando era senador, y que hoy el Gobierno volverá a manifestarse de la misma forma. De cualquier manera, agregó, se espera que el trabajo en conjunto con el Congreso entregue muestras claras de avances en esta materia.

A pesar de no existir una fecha cierta para la presentación del proyecto de ley sobre materia migratoria, la oficina del senador Menéndez señaló que sería a finales de septiembre del presente año.

Votación del Dream Act

En relación al Dream Act(1), Menéndez dijo que cuando se vea el voto del Senado al respecto, se sabrá finalmente quienes están del lado de los estudiantes, todo ello luego de que el senador demócrata Harry Reid incluyera una enmienda a la ley de gastos de defensa con el programa Dream Act como una forma de legalizar la situación de los estudiantes indocumentados en Estados Unidos.

Hay que recordar que el presidente Obama prometió a sus electores en el año 2008 una reforma migratoria, por ello hay muchos legisladores que piensan que la aprobación de la también conocida “Acta de Sueño”, vendría a servir de garantía y promesa renovada de una intervención más profunda del problema migratorio. Este proyecto en favor de los estudiantes indocumentados fue apoyado por 38 demócratas y 12 republicanos en el año 2007, momento en que se intentó aprobar el proyecto infructuosamente.

Una posición muy interesante respecto del tema la entrega el senador republicano Mitch McConnell, quien se mostró bastante preocupado por la inclusión de asuntos ajenos a la defensa nacional por la enmienda de ésta. Según el Dream Act se podrá conceder la ciudadanía a los jóvenes indocumentados en Estados Unidos por dos vías, la realización del servicio militar o cursar la Universidad. Como requisitos además se deberá tener en cuenta que los jóvenes tendrán que haber ingresado al país antes de cumplir 16 años, y para estar afectos a sus beneficios deberán demostrar cinco años de estancia en el país.

El director ejecutivo de Center of Community Change, Deepak Bhargave describió un momento crucial para quienes apoyan esta reforma señalando: "Meses atrás expertos en Washington DC dijero no y simplemente nos dejaron al olvido, pero hoy les enviamos un nuevo mensaje: !Estamos de regreso!".

Estado, Sociedad y Derechos Humanos

Jim Wallis en su blog “Gods Politics”, manifestó una posición bastante interesante partiendo por un título muy particular al decir: "Nadie es ilegal". Wallis intenta dejar en claro lo absurdo que significa considerar a un ser humano como “ilegal”, pues desde el punto de vista cristiano, todos serían hijos de Dios y por tanto merecedores de respeto, dignidad y otros derechos que surgen de su propia naturaleza, aunque consagrados positivamente en los llamados Derechos Humanos. Parte de las características de estos derechos primigenios al propio ordenamiento jurídico creado por el hombre, se basa en que éstos representan una condición inherente a las personas sin poder hacer una distinción en base a la edad, sexo, estirpe o condición.

Aunque la postura mostrada en el artículo alude a un constructo basado en la fe sobre una entidad soberana y superior llamada “Dios”, es posible argumentarla también desde el punto de vista puramente lógico y jurídico, llegando de igual forma a la misma conclusión… “un ser humano ilegal es un absurdo”.

Jürgen Habermas, conocido filósofo y sociólogo alemán, es muy considerado por las grandes obras que realizó y los aportes en temas relativos a la ética, filosofía política y el Derecho. En una de sus obras titulada como La teoría de la acción comunicativa, defiende la democracia deliberativa, los principios del Estado de Derecho y con ello se clarifica el sustrato básico que conforma a la sociedad en la que hoy nos desenvolvemos, donde difícilmente se puede obviar el detalle que le entrega sentido a los derechos fundamentales del hombre como un pacto social inevitable en la vida social.

La idea de democracia representativa se basa en general en una concepción sencilla del traspaso del poder político que ostenta el “pueblo” hacia los “representantes”, quienes formularán las normas jurídicas, se preocuparán de hacerlas cumplir y decidirán los problemas públicos, entre otras cosas. No obstante lo anterior, el concepto de "democracia deliberativa” complementa la concepción de “democracia representativa” con la idea de hacer participar activamente a los tenedores originales del poder entregado a los representantes, donde los destinatarios de las nuevas políticas aplicadas manifiestan su sentir de forma abierta y segura, consagrando con ello otro precepto importante para la política y el funcionamiento del Estado moderno como es el “Estado de Derecho”.

¿Qué tiene que ver todo esto con la reforma inmigratoria en Estados Unidos? A través de los tres conceptos enunciados anteriormente, llegamos a la misma conclusión que de forma religiosa expone Jim Wallis, pues mientras que el Estado de Derecho se caracteriza por regir y someter a todos los individuos que se encuentran dentro del territorio delimitado de un Estado soberano con igualdad - sean autoridades o no - la democracia deliberativa le entrega la posibilidad al pueblo de cambiar el rumbo de las cosas, aún cuando los representantes no estén de acuerdo.

Con 11 millones de indocumentados en Estados Unidos, una presencia latina indiscutida y la necesidad de contar con el apoyo político de los hispanos que se encuentran de forma legal en el país, una reforma migratoria completa y un programa como el Dream Act son inevitables, sea en este período legislativo o en el siguiente, y a este mensaje tienen que entenderlo todos los representantes políticos del pueblo.

Abraham Lincoln inscribió a fuego una frase célebre en la historia al decir: “Casi todo hombre puede resistir la adversidad, pero si quieres probar el carácter de un hombre, dale poder”. La idea de Lincoln era eco de una frase célebre del historiador inglés John Emerich Edward Dahlberg Acton, primer Barón de Acton, quien dijo: “El poder tiende a corromper; el poder absoluto corrompe absolutamente”. La reforma migratoria es algo que debe suceder ahora, pues no se pueden tolerar vejámenes contra los indocumentados por más tiempo, no al menos en esta época.


(1) El Dream Act es un proyecto bipartito que tiene por objetivo dar un camino a los estudiantes indocumentados en Estados Unidos para obtener la ciudadanía, siempre que hubiesen llegado antes de la mayoría de edad.
Sin votos aún