El fin de semana estuve viendo un capítulo de “Sex and the City” con una amiga y olvidé por completo el nombre de la actriz que interpreta a Carrie Bradshaw, recordaba por lo menos media docena de películas en su filmografía pero no recordaba que se llamaba Sarah Jessica Parker. Seguro a más de uno que está leyendo este artículo le ha pasado que de pronto han olvidado el nombre de alguna persona, cosa o lugar; a experimentado este bloqueo mental de algo que tenemos en la “punta de la lengua”. Esta común clase de olvidos se le conoce como letológica

Letológica cuando olvidamos lo que realmente sabemos

El término médico letológica viene o deriva de las palabras en latín lethe, olvido, y logos, lenguaje. Para los que saben de mitología griega, recordarán el río Lethe, el que si se tocaban sus aguas olvidábamos los recuerdos terrenales.

Carl Jung

Carl Jung

El término letológica se escuchó por primera vez de la voz del psicólogo suizo Carl Jung a principios del siglo XX; a quien se le atribuyó dicho término; aparece por primera vez en el Diccionario Dorland Enciclopédico Ilustrado de Medicina de 1915, con la singular definición de "incapacidad de recordar la palabra correcta". Ya en esa época Jung asoció este problema al inconsciente y a la forma en que funciona el cerebro en ciertas circunstancias; dejando en claro que el cerebro no funciona como una computadora a la que se le puede pedir un dato con tan solo presionar un botón. El el psicólogo Tom Stafford, explicó al respecto que "nuestra memoria es impresionante, pero responde a la cantidad de asociaciones que hacemos con información nueva, no a qué tanto queremos recordar".

Letológica mal de todos

Sufrir de letológica de vez en cuando es lo más normal del mundo, no se podría calificar como una enfermedad o patología, así que podemos estar tranquilos nos olvidamos el nombre de alguien, de alguna cosa o lugar. El cerebro humano puede retener miles de palabras y nombres, sin embargo los que menos usamos será más difícil llamarlos a nuestra mente instantáneamente, estas forman un subconjunto de palabras que se harán frecuentes en un posible letológica.

Así que si alguna vez (más) se olvida de algún nombre o palabra y la tiene en la punta de la lengua, quizás puede cambiar de conversación y decir que sufre de letológica, claro si recuerda esta palabra al menos.

Sin votos aún