Impotencia sexual masculina

Dentro de los problemas sexuales más comunes en el hombre, se encuentran los que dificultan cualquier momento de las relaciones sexuales: El orgasmo, los periodos de excitación, el deseo y los preliminares. Es decir lo que obstaculiza disfrutar de una actividad sexual completa.

Los problemas pueden comenzar en la juventud o también pueden llegar a presentarse de forma repentina en edades más avanzadas, por causas físicas o psíquicas, en las que varían factores como la calidad de vida o periodos en los que el sujeto está sometido a mucho estrés o tensiones.

La impotencia sexual es una de las incapacidades más comunes, se caracteriza por problemas de erección, dificultades para mantener la erección del pene, para el disfrute en la penetración durante las relaciones sexuales. Casi todos los hombres la pueden llegar a sufrir en algún momento de su vida, y por tiempo indeterminado. No obstante, suele desaparecer sin tratamiento médico o psicológico, a diferencia de otras afecciones. Pero aún cuando ocurre así, es de forma progresiva e igualmente afecta a la relación de pareja, pudiendo convertirse en un problema serio y es necesario un tratamiento urgente.

Las causas de la impotencia

  • Diabetes
  • Esclerosis múltiple
  • Parkinson
  • Problemas cardiovasculares
  • Hipertensión arterial
  • Depresión
  • Tiroides
  • La ingesta de medicamentos para la tensión
  • La ingesta de medicamentos para problemas cardiovasculares
  • La ingesta de antidepresivos
  • Problemas de próstata
  • Problemas de alcoholismo
  • Dependencia de todo tipo de drogas (incluido el tabaco)
  • Lesiones en la médula espinal
  • Problemas de ansiedad
  • Ciclos de estrés
  • Miedo a no satisfacer a la pareja sexual
  • Mala comunicación con la pareja
  • Sentimientos de duda

Las causas psicológicas son más frecuentes en los jóvenes y en las edades más avanzadas, la impotencia suele deberse más, a problemas de tipo físico.

Cómo prevenir la impotencia sexual

Para prevenir la impotencia, es necesario tomar algunas medidas que pueden ayudar, como por ejemplo, llevar una vida sana a través de la realización del ejercicio a diario. De esa forma se consigue una mejor circulación sanguínea. Reducir el consumo de alcohol también es otro de los "imprescindibles", además de cualquier tipo de droga, indiferente de si se trata de legales o ilegales, ya que incluso el tabaco puede llegar a generar impotencia. Otra cuestión importante es el descanso nocturno adecuado, se recomienda dormir no menos de seis horas diarias y tampoco más de nueve. Ya que tanto un exceso como el otro, pueden llegar a afectar.

También es importante la práctica sexual segura, para no contraer enfermedades de transmisión sexual que podrían traer entre sus consecuencias, la impotencia y otros problemas más graves derivados. Y sobre todo es fundamental, la comunicación intensa y frecuente con la pareja sexual, ya que si es necesario, puede apoyar al afectado a la hora de decidirse a recibir la ayuda profesional adecuada.

En la actualidad existen medicamentos y dispositivos para el tratamiento de la impotencia. Este trastorno que aumenta con la edad, debido a causas naturales físicas: Problemas hormonales, efectos secundarios derivados de otras enfermedades, ingesta de diversos medicamentos, etc.

Agregar comentario