Autoayuda
Ayudar a los demás es una buena forma de ayudarse a uno mismo

Hay muchas veces en que uno se siente falto de energía, desanimado y las cosas cotidianas que antes eran placenteras comienzan a perder ese atractivo. Cambiar este estado de apatía puede ser difícil y además la falta de voluntad impide dar el primer paso para cambiar de actitud. Pero pequeños pasos, pueden cambiar las cosas y ayudar a que se puedan ver las cosas de una manera positiva y optimista nuevamente.

1

Pensar positivamente

Aunque parezca difícil y casi imposible cuando se está atravesando un momento de mal humor, de tristeza, etc., pensar en positivo es clave para poder salir de un estado de apatía. Sobre todo cuando no hay ningún motivo realmente importante (problemas de salud, por ejemplo) para estar mal. Pensar en positivo e incluso escribir pensamientos alentadores y pegarlos en lugares donde puedan verse diariamente, sirve para mejorar el ánimo y alejar los pensamientos perturbadores.

2

Hablar con alguien

Cuando uno está malhumorado, triste, deprimido, no tiene ganas de hablar con nadie y tiende a asilarse. Sin amargo, lo mejor es buscar conversación, socialización, hablar con algún amigo, familiar, conocido, tener una conversación mundana, sobre ningún tema profundo, pero que ayude a ahuyentar los pensamientos negativos.

3

Planificar las actividades

Algo que sirve para mejorar el estado anímico, es realizar una lista de planificación semanal con las actividades que deben hacerse y las que gustaría hacer. Entonces por cada actividad obligatoria, poner algo que de placer. Luego a medida que avanza la semana y se realizan las tareas, ir tachando y comparando si lo que se planificó se realizó. Comparar cuántas obligaciones y cuántas actividades de disfrute se realizaron y si se hizo más de las primeras, recompensarse con las segundas.

4

Establecer rutinas

Las rutinas de acostarse, levantarse, comer, etc, a determinadas horas ayuda a evitar momentos de vacilación, de pensamientos oscuros, etc. Mientras se hacen cosas y se tiene la cabeza ocupada, se piensa menos.

5

Cambia algo

Hay un dicho que dice que es imposible que cambie algo si se hace siempre lo mismo. Por ello, para que algo cambie en tu vida, haz alguna transformación. No necesariamente debe ser un cambio drástico, sino simplemente un cambio de actitud que se traduzca en comenzar el gimnasio, tomar un nuevo curso, etc.

6

Salir y ponerse en movimiento

Salir a correr, hacer deporte al aire libre es realmente muy beneficioso para el cuerpo y para la mente. Correr ayuda a liberar tensiones tanto de mente como de cuerpo y como con el ejercicio se liberan endorfinas, la persona se siente más feliz, más alegre. Está comprobado que la actividad física ayuda a combatir la depresión.

7

Llevar una dieta equilibrada que incluya productos del mar

La alimentación es fundamental para mejorar el estado anímico. Según un estudio publicado en Reader's Digest, las personas que consumen alimentos del mar tienen menor riesgo de padecer depresión. Se presume que la explicación sería las propiedades benéficas del omega 3 contenidas en el pescado.

8

Ayudar a los demás

Ayudar a los demás hace que uno se sienta útil e importante, que puede hacer cosas que sirven para otros estén mejor. Aunque la voluntad sea poca, intentar hacer algo por un amigo, un familiar, puede ayudar a salirse del centro, dejar de focalizarse en uno mismo y sirve para pensar en los demás y luego sentirse mejor, más animado.

Su voto: Ninguno Average: 4.5 (4 votes)