Chrome OS Browser

Espionaje suena como una palabra complicada, una que esconde un atisbo de ilicitud tras la recolección de datos que no se han hecho con la venia de una persona. Aunque esta actividad es contemplada como una conducta reservada para personas importantes o negocios millonarios, la realidad demuestra que no es así y se produce espionaje todos los días a cada uno de los navegantes de sitios en Estados Unidos por medio de programas para el registro de actividades en Internet.

Algunos los conocen como cookies, beacons y flash cookies, pero en general se trata de pequeños archivos que se encargan de permanecer instalados en el computador de cada uno de los navegantes registrando las actividades que realizan y contribuyendo a la realización de una base de datos utilizada para prever los comportamientos de los usuarios.

Todos los navegadores poseen funciones que permiten bloquear las cookies de terceras personas, sin embargo, no todos saben cómo activarlas y los propios creadores han hecho a propósito que su activación sea manual por parte de los usuarios. Internet Explorer, Chrome, Firefox, Safari y en general todos los llamados “browsers” están capacitados para bloquear ciertos programas, el problema es que no todos lo saben o les importa.

Qué hacer para mantenerse a salvo

Aunque es una actividad despiadada, bajo ciertos puntos de vista, la violación silenciosa de la privacidad de las personas puede tener control de una forma muy sencilla, pero para empezar siempre hay que tener la última versión del navegador y saber cómo eliminar las cookies.

Dependiendo del tipo de navegador, uno puede eliminar las cookies de una forma determinada, por ejemplo, en Internet Explorer 8 se va a “herramientas” y luego a “opciones de Internet”, una vez allí hay que entrar en “General” y ya se tiene acceso a la opción de borrado de las cookies. Hay que tener presente que borrar esta información también hace que se tengan que poner las claves otra vez.

  • Aprender a ajustar la configuración del navegador

    Este es otro de los temas que no todos conocen, pero que resulta muy necesario para mantenerse alejado del espionaje lícito. Borrar las cookies es una medida temporal, pues nuevamente se instalarán a menos que se tome una media más drástica. La opción de “Bloquear cookies de terceros” está pensada para configurar sitios de confianza y desactivar el acceso a otros. En el caso de Safari, esta configuración es automática, el resto de navegadores del mercado lo permite de forma manual

  • Activar la navegación privada

    Evitar el problema de las cookies no es complejo, Chrome lo hace por medio de la navegación “incógnita” según le llama, Internet Explorer lo muestra como “InPrivate Browsing” en su última versión 8.

    Aunque la navegación privada no evita el uso de cookies, esta modalidad permite borrar todo lo que se almacenó de forma provisional durante la navegación. Hay que tener muy presente que este tipo de navegación no selecciona si las cookies son o no útiles, sino que borra todas las que se almacenaron durante esa sesión

  • Vigilar las Flash Cookies

    Seguramente todo el mundo conoce lo que es el formato “flash”, y es que cada una de las animaciones que se muestran en la red, así como contenido de tipo dinámico está basada en este formato. Aunque parece una aplicación sumamente útil e inofensiva, también funciona como las cookies tradicionales y permite a ciertas empresas conocer algunos patrones de comportamiento en la red.

    Para la configuración de las cookies de flash hay que ir al sitio web de Adobe (hacer clic aquí). La idea es borrar las cookies de flash en el computador y verificar cuáles serán las que se aceptarán en futuras sesiones en Internet

Sin votos aún