brujas reales y famosas

Sobre la brujería se ha escrito y se ha dicho mucho. Pero la gran parte de estos testimonios corresponden más a habladurías que a hechos concretos, y es que en el mundo de la hechicería y la magia negra existen muchos oportunistas que ven en este campo un medio fácil de obtener dinero.

Son pocos o pocas quienes, a través de la historia de la humanidad, tomaron en serio este oficio. Aquí algunas de ellas.

Elly Kedward

También conocida como la bruja de Blair. Su historia comienza en febrero de 1785 en el antiguo pueblo de Blair, hoy Burkittsville, cuando una misteriosa anciana, valiéndose de engaños, llevó a varios niños del pueblo a su casa con la intención de extraerles sangre, la misma que usaría para sus rituales de brujería.

Cuando los niños comentaron lo sucedido a sus padres mostrándoles las heridas que la mujer les había ocasionado, Elly fue acusada de brujería y, de acuerdo a las leyes de entonces, fue expulsada del pueblo.

La anciana fue atada a una carretilla y abandonada a su suerte en medio de lo más profundo del bosque de Black Hills durante uno de los inviernos más crudos que recuerde la historia del lugar.

Asumiendo que la supuesta bruja moriría de frio o de hambre internada en el bosque, el pueblo retomó su vida rutinaria, sin embargo, luego de la muerte de Elly, las desapariciones de personas no cesaron en el pueblo, por lo que los ciudadanos se vieron obligados a huir del lugar que aseguraban había sido maldecido por la bruja antes de morir.

Las brujas de Salem

El origen de esta leyenda tuvo lugar en la localidad norteamericana de Salem cuando dos niñas de 9 y 11 años de edad comenzaron a sufrir convulsiones. Ellas manifestaron haber sido embrujadas por mujeres de la comunidad, iniciándose así una serie de investigaciones en medio de escándalos que crearon toda una histeria colectiva en torno a la brujería. Muchas más niñas sufrieron ataques de convulsión y la lista de acusados fue engrosándose hasta llegar a 141.

En enero de 1692, se realizó un juicio contra varios de los vecinos del pueblo sobre los que cayeron fuertes sospechas de brujería. El resultado: 20 personas ejecutadas y muchas encarceladas, cinco de estas últimas fallecieron en prisión.

Cuatro años después del juicio, en 1696, los jueces que dictaron las sentencias, firmarían una declaración de error en la que confesaban haber actuado presionados por el miedo y la histeria del momento.

Helena Blavatsky

Fue conocida como Madame Blavatsky. Nació en Ucrania en 1831 y desde muy niña fue consciente de sus dotes para la clarividencia. Recibió entrenamiento desde muy joven de parte de maestros himalayas. A lo largo de su vida escribió muchos libros sobre esoterismo y fue muy cotizada por miembros de la realeza, quienes le consultaban sobre asuntos personales y también por la policía quienes solicitaban su ayuda para resolver casos difíciles. Fue una viajera incansable en busca de incrementar sus conocimientos. Murió en 1891.

La madre Shipton

El nombre original de esta famosa vidente fue Úrsula Southeil, nació en Inglaterra en julio de 1488 y mostró dotes de clarividencia desde muy temprana edad. Fue contemporánea del prestigioso profeta Michel de Nostradamus, pero su condición de mujer en aquellos tiempos no le permitió acceder a la preparación y entrenamiento que tuvo Nostradamus. Sin embargo, esta circunstancia no mermó la eficacia de sus profecías. Al igual que Nostradamus, para protegerse de la persecución y condena por brujería, publicaba sus predicciones en forma de versos y poesía. En algunas de ellas se puede deducir fácilmente la invención del cine, del avión, de los submarinos. Hay quienes ven en el siguiente verso, la predicción que ella hace sobre la aparición de las redes sociales:

Los pensamientos volarán alrededor de la tierra en un abrir y cerrar de ojos. Qué extraño y, sin embargo, se harán realidad.

A los 24 años, Úrsula se casó con el carpintero Toby Shipton de quien tomaría su apellido. Gracias a su bien ganada fama de clarividente, fue conocida como la Madre Shipton y su peculiar aspecto físico: cuerpo desproporcionado, encorvado, ojos saltones y enorme nariz aguileña, fue el patrón perfecto que sirvió de inspiración para la representación gráfica de las brujas por artistas de todas las épocas.

Falleció en noviembre de 1561 y, según cuentan, fue enterrada en tierra no consagrada.

Sin votos aún