Coquetear

De acuerdo con lo dicho por el autor de “Money”, Martin Amis, uno puede fantasear con las amigas de la pareja que se tiene simplemente porque con ella y sus amigas tenemos muchas cosas en común, excepto una… no vamos a la cama con nuestras mejores amigas o las de ella. No obstante lo anterior, ellas pueden entregarnos un cambio respecto de nuestra pareja, uno que nos enciende más por lo que significa la “incertidumbre de saber cómo es”, aún cuando realmente no es tan diferente a la mujer con la que salimos.

Por qué ellas quieren a nuestros amigos

Tal y como lo dijimos anteriormente, fantasear con las amigas de nuestra pareja no es para nada difícil, por lo mismo, para ellas tampoco es realmente difícil el fantasear con algún mejor amigo o nuestros mejores amigos. En este sentido es necesario aclarar que no se trata de una cuestión de “falta de amor”, sino más bien se trata de un tema de cercanía con la otra persona y de la posibilidad de hacer las cosas.

Si nos parece complicado pensar que nuestra pareja puede querer tener una aventura con alguno de nuestros amigos, entonces ¿Nos cuesta imaginar tener una aventura con nuestra secretaria? ¿Cuál es la diferencia o similitud entre estas dos situaciones? La diferencia ninguna, la similitud en cambio está en el concepto de “cercanía”. Esta proximidad de la que hablamos no sólo puede encender el deseo entre las personas, sino también hasta crear amor.

Las mujeres la mayoría de las veces tienen un escudo que les permite protegerse - por naturaleza - de todos los hombres que buscan aventuras (por naturaleza también), pero cuando llega el mejor amigo de su pareja ellas lo aceptan sin escudos ni barreras, y es que ¿Por qué cuidarse del mejor amigo de su novio? Ahí está el problema. Un gran porcentaje de las mujeres que no puede concretar una relación encuentran la razón en su incapacidad de bajar las defensas y abrir el corazón a un hombre sincero por “miedo”.

Una mujer no va y habla con un desconocido porque sí, pero ¿Tendría algún problema en hablar con nuestro mejor amigo? No, pues no tiene nada que temer de él, además de considerarse socialmente “permitido” el hacerlo. Ahora bien, cuando la relación amorosa está en problemas, la comunicación con los “mejores amigos de él” se vuelve cada vez más tensa e intensa pues sirve de “mediador” y es quien entiende y atiendo a todos sus problemas (una vez más hablamos del peligro de la cercanía).

Sicológicamente hablando, el acostarse con nuestro mejor amigo - para nuestra pareja - puede significar tener una versión similar de nosotros y hasta quizá el acceder a un hombre mejor dotado, más inteligente, divertido y hasta que es la fantasía de muchas mujeres.

Para evitar que ellas se confundan y actuar de forma oportuna – antes que se cometa el error – algunas de las cosas que se deben hacer son:

  • Hacer que se sientan especiales: Recuerden, para una mujer no hay nada más tentador que el ser tratadas como si fueran lo más sensacional en el mundo. Si se está constantemente en el trabajo y no se alcanza a compartir con ella, es hora de remediar eso
  • No asumir que nos engañará: El hecho de que nuestra pareja converse habitualmente con alguno de nuestros mejores amigos no significa necesariamente que nos va a engañar, por lo que no hay que exagerar las cosas. Recuerden, coquetear es distinto de amistad. Los celos son lo peor que podría un hombre mostrar, pues nos hacen ver débiles e inseguros… justamente lo que ellas no quieren
  • Crecer juntos: Nunca se debe pensar que la relación con ella está asegurada, pues constantemente las personas están cambiando y con ello las relaciones
Su voto: Ninguno Average: 5 (1 vote)