New York Times - Publicidad gratuita

La iniciativa que han tomado los 25 grupos editoriales más importantes de Estados Unidos no deja de ser interesante, y es que han ofrecido de forma atrevida anuncios gratuitos a las empresas de salud, belleza, alimentos, bebidas y productos para el hogar si tras publicar sus anuncios no hay un aumento de más del 10% de las ventas. La iniciativa fue informada por el “New York Times” y constituye una de las apuestas más atrevidas que se ha visto en el último tiempo.

Estimular la inserción de publicidad en los medios escritos pasó de ser un problema a transformarse en una realidad cruda y compleja para los que un día se vieron como un imperio indestructible. Cada una de las publicaciones que se han hecho en relación a los efectos que tienen los medios digitales en los medios de información tradicionales (impresos) son ciertas, y esta avezada estrategia de marketing es la prueba fiel de ello.

¿Qué motiva a los diarios a hacer una cosa como esta? Un estudio de dos años que demuestra como varias empresas asociadas al rubro de la belleza, bebidas o alimentos ha aumentado sus ventas gracias a los anuncios publicados entre un 7% y un 25%. El promedio de aumento en el nivel de las ventas para Pepsi, sopa Campbell y Procter&Gamble ha sido de 16%.

Como era de esperarse, aparecer en el New York Times no puede ser gratis, razón por la cual quienes deseen participar de la apuesta que se ha hecho, tendrán que invertir al menos $300,000 en anuncios (un tercio de página en tres ocasiones), y además deben ser nuevos anunciantes, es decir, no tiene que haber tenido participación anteriormente.

Las tendencias que surgen a raíz de la estadística de publicación diaria, demuestra que en Estados Unidos los días miércoles y jueves muchos productores de envasados realizan su mayor despliegue, y así también lo han hecho las compañías de salud. Aún así, la idea de llamar nuevos anunciantes con una promoción tan “irresistible”, no está originada por la genialidad de una mente creativa de otro planeta, sino que surge de la necesidad imperiosa de levantar los ingresos publicitarios que con el paso del tiempo sólo dejan a los clásicos anunciantes. Los enemigos más grandes de los periódicos hoy en día son Internet y la Televisión.

Sin votos aún