Récord de deportaciones en USA

El número de deportaciones en Estados Unidos llegó a un nuevo récord, según lo anunció el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS por sus siglas en ingles), al llegar a 329.863 personas efectivamente deportadas al término del período fiscal del presente 2010. Del total de deportados, 195 mil eran criminales condenados, aseguró Janet Napolitano.

En el período fiscal 2010 hubo un incremento cercano al 70% en el número de deportaciones, de las cuales 23 mil son deportaciones convencionales y 81 mil corresponden a criminales. El número de criminales deportados aumentó notablemente si se compara con el índice obtenido durante el Gobierno de George W. Bush. El destino de estas personas por el momento sigue siendo México en su mayoría, donde el 71% de las personas deportadas fueron “repatriados” en el país vecino, de acuerdo al informe entregado por el ICE (Oficina de Inmigración y Aduanas). Otros destinos utilizados son Guatemala, Honduras, Ecuador, entre otros.

Con este récord de deportaciones, Napolitano aseguró en rueda de prensa que Barack Obama no tiene miedo de aplicar la ley cuando corresponde, así como tampoco siente temor de llevar a cabo una reforma migratoria completa para los más de 11 millones de indocumentados en Estados Unidos, quienes tienen que vivir con miedo a ser deportados a veces injustamente.

Las deportaciones a México intensifican la necesidad de control fronterizo

Napolitano afirmó que hay ciertos programas que han sido claves para alcanzar este número de deportados, por ejemplo, la implementación del sistema de “Comunidades Seguras” (2008) hace factible llegar a una cifra de hasta 80 mil deportados por día. El Director del ICE, John Morton, aseguró que el alto número de deportados criminales a México obligó a iniciar un programa de intercambio de información con el país vecino para evitar que éstos se incorporaran a los carteles de la droga al llegar a ese lugar. Por esta razón, antes de que lleguen los deportados México en la mayoría de los casos ya posee la ficha de cada uno de ellos para saber cómo manejar la situación.

La región conocida como Bootheel en Nuevo México, es una zona que carece de control, por ello se anunció por la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos que se instalaría allí una base especial para poder vigilar de forma efectiva la zona y evitar incidentes.

En medio de toda esta polémica, la Gobernadora de Arizona, Jan Brewer (conocida por la polémica ley SB1070), no quiere que países latinoamericanos ni México sean partícipes del juicio que comienza en Noviembre en la corte federal de apelaciones tras el recurso elevado tras el rechazo de la ley Arizona.

Brewer dijo que no corresponde la participación de otros países en este proceso de apelación, aunque sí solicitó a la Corte de Apelaciones del Circuito Nueve de California contestar a las acusaciones presentadas por México con información proporcionada por distintas agencias.

Sin votos aún