Deficit de testosterona

La testosterona es entre las hormonas sexuales masculinas, la hormona por excelencia. Las características masculinas dependen de ella: vello corporal, facial, púbico y axilar; así como la masa muscular. Además, interviene directamente en las funciones sexuales del hombre y participa en varios órganos y sistemas orgánicos, por lo que su déficit puede obstaculizar su normal funcionamiento.

Con la edad se produce un descenso natural en los niveles de testosterona (aproximadamente un 2% desde los 30 o 40 años) que, al ser gradual, no causa grandes problemas. Sin embargo, cuando ocurre a otras edades los síntomas se hacen más importantes y molestos.

Según el sistema británico de salud pública (NHS), el síndrome de déficit de testosterona afecta, aproximadamente, a 5 de cada 1.000 hombres.

El nivel considerado normal de testosterona es entre 300 y 1.000 nanogramos por decilitro.

Causas de la deficiencia de testosterona

  • Existencia de alguna enfermedad o condición que afecte el hipotálamo o la glándula pituitaria, lo que puede causar descenso en los niveles de testosterona.
  • Problemas en los testículos como el síndrome de Klinefelter, orquitis, cirugía o una lesión.
  • Abuso de drogas y/o alcohol.
  • Tratamientos de radio o quimioterapia.
  • Infecciones.
  • Enfermedades renales o hepáticas.

Síntomas de baja testosterona

1 Descenso de la libido y/o disfunción eréctil

La hormona testosterona se relaciona directamente con la función sexual, por lo que si hay una disminución de ella, no sería extraño que se produzca un descenso en el deseo sexual en el hombre. También puede incidir en la erección y es común que los hombres con déficit de testosterona presenten disfunción eréctil.

2 Dificultades en la eyaculación

Los bajos niveles de testosterona pueden asociarse con la ausencia o retraso de la eyaculación, lo que repercute negativamente en las relaciones sexuales, impidiendo llegar a la plenitud y causando frustración en el hombre y en su pareja.

3 Sarcopenia

Es la pérdida de la masa muscular y ocurre cuando se presentan bajos niveles de testosterona. Esta condición se genera cuando existe una carencia de testosterona en el cuerpo.

4 Osteoporosis

La osteoporosis, si bien es más frecuente en las mujeres en edad de la menopausia, también puede suceder en hombres con bajos niveles de testosterona. Obviamente al igual que en ellas, ellos también presentan una reducción de la densidad ósea asociada con la edad. Sin embargo, en este caso se asociaría con la deficiencia de la hormona en edades más tempranas.

5 Trastornos del sueño

El déficit de testosterona al afectar la energía favorece el cansancio, el agotamiento físico, la falta de energía y ello repercute directamente en el sueño y en los trastornos asociados.

6 Baja presión

Existe una conexión entre la testosterona y la presión sanguínea, por lo cual, si se manifiestan bajos niveles de la hormona, podría presentarse un descenso de la presión arterial.

7Descenso de los niveles de energía

La baja testosterona afecta la energía y en consecuencia se manifiesta fatiga, letargo y menor tolerancia al ejercicio físico.

Otros síntomas incluyen:

  • Ansiedad, depresión e irritabilidad.
  • Aumento del sudor y la transpiración en la noche.
  • Problemas de memoria y concentración.

Tratamiento

El estilo de vida poco saludable (sedentarismo, alimentación rica en grasas, etc.) y la obesidad se asocian con los bajos niveles de testosterona. Por lo cual un cambio en los hábitos, puede ser un gran primer paso para revertir este problema.

Cuando sólo con las modificaciones en el estilo de vida no es suficiente, puede recurrirse al tratamiento de terapia de reemplazo de testosterona. El mismo puede mejorar muchos de los síntomas, por ejemplo, restablecer el deseo sexual, causar erecciones más potentes, favorecer el crecimiento del vello en el cuerpo, incremental los niveles de energía, mejorar el estado de ánimo, aumentar la masa muscular y la densidad ósea.

La terapia de remplazo de la testosterona puede ser administrada por:

  • Inyectables.
  • Parche.
  • Gel.
  • Implante.

Posibles complicaciones

El uso prolongado de testosterona tiene como potencial riesgo el desarrollo de cáncer de próstata, por lo que, si existen antecedentes personales o familiares de esta enfermedad, no es conveniente el uso de tratamientos de restitución de testosterona.

Otros riesgos incluyen el crecimiento de las mamas y de la próstata, acné, incremento de los glóbulos rojos, edemas en piernas, pies y tobillos e insuficiencia cardíaca.

Sin votos aún