Disfunción eréctil

Todos sabemos que el sexo es una manera de hacer ejercicio, que está ligado a la actividad física y que se ha comprobado que es bueno para el corazón, mejora el sistema inmune, relaja y mejora el ánimo entre otras virtudes. Por otro lado los problemas sexuales en el hombre llegan por varias razones y una de ellas es la poca ejercitación y una mala salud física, entre ellas la obesidad. Si hacemos sumas y restas, podemos llegar a la conclusión lógica que la obesidad puede estar asociada a la disfunción eréctil. Pero esto no se trata de matemáticas, está comprobado que la obesidad es una de las causas de peso para la disfunción eréctil.

A pesar que una de las causas más frecuentes de la disfunción eréctil, es la psicológica; innumerables estudios recientes han dejado claro que el sobrepeso u obesidad es otro de los “grandes factores” para este tan común problema sexual masculino.

La obesidad y la disfunción eréctil tienen muchos socios convertidos en enfermedades físicas. Podemos empezar por la diabetes, problemas cardiovasculares y los problemas circulatorios; debemos saber que para tener una erección normal debemos tener una vasodilatación arterial y un llenado sanguíneo eficiente y rápido, hechos que se dificultan enormemente con las enfermedad antes mencionadas.

La diabetes, enfermedad estrechamente ligada a la obesidad, eleva los niveles de azúcares lo que a su vez generan disfunción endotelial y finalmente problemas cardiovasculares, los principales problemas que causan la disfunción eréctil.

Según el artículo del Journal of Sexual Medicine, en donde explican una fuerte correlación entre el síndrome metabólico con la disfunción eréctil masculina. El síndrome metabólico implica elevación del colesterol, grasa abdominal elevada, triglicéridos, hipertensión, niveles prediabéticos de azúcar en sangre entre otros síntomas o enfermedades presentes comúnmente en la obesidad.

Queda claro que el sexo es bueno para la salud y viceversa, pero mantener la forma y seguir una alimentación adecuada puede ser determinante para tener una vida sexual sana. Así que a ponerse a dieta...

Sin votos aún