Una copa de vino en la cena, unas cervezas con los amigos o un cóctel el fin de semana; puede ser normal y hasta beneficioso para la salud. Pero en qué momento el alcohol empieza a ser un problema, en que momento atravesamos esa delgada línea. A continuación veremos algunas “obvias” señales de que estás bebiendo demasiado.

1

Te conviertes en un temerario

Es conocido los poderes desinhibidores del alcohol, pero una cosa es pasar de tímido a elocuente, que de tímido a temerario. Empezar hacer cosas que ponen en riesgo nuestra vida por producto del alcohol es tan común, el 60% de la lesiones fatales, ahogamientos y quemaduras se producen en estado etílico, así como el 40% de los accidentes de tráfico, agresiones sexuales y caídas mortales.

2

Te conviertes en un vikingo los fines de semana

Beber una cerveza o una copa al día es beneficioso para el corazón y enfermedades cardiovasculares y para prevenir la diabetes. Pero qué pasa que cuando llega el fin de semana te conviertes en un vikingo y bebes todo lo que no bebiste en la semana en solo dia, obviamente deja de ser beneficioso para la salud, sino todo lo contrario.

3

Bebes solo

Una copa en la cena o una cerveza viendo la televisión; pero cuando las copa se convierte en botella y las cervezas no bajas de 6, es que tienes problemas con el alcohol. Beber solo es una clara clarinada de alerta de que tenemos problemas con la bebida.

4

Te olvidas de lo que hiciste

El alcohol nos afecta a todos de manera distinta, depende de nuestro tamaño y peso, del género, de nuestra tolerancia al alcohol, lo que hayamos comido o si usamos medicamentos. Pero beber al punto que olvidamos de lo que hacemos, ya es un problema sin importar nada. Por más que el alcohol a todos nos afecte distinto, todos debemos saber cuál es nuestro límite.

5

Dejas de hacer tus obligaciones

Cuando el alcohol empieza a ser un problema, es probable que estés dejando de hacer cosas importantes de tu vida por beber. Dejas para después tareas, responsabilidades y obligaciones. En esta altur es muy probable que tengas serios problemas con la bebida.

6

Empiezas a preocupar a los demás

Quizás nosotros no nos demos cuenta que bebemos mucho; pero nuestros amigos, compañeros y familiares seguramente ya lo notaron, y más de uno ya nos dijo que “paremos la mano”. Lo primero es reconocer que bebemos mucho y que necesitamos ayuda, establecerse metas y si es necesario buscar ayuda profesional.

Su voto: Ninguno Average: 4 (1 vote)