Ser original y tener un estilo propio, en definitiva, darle a la imaginación con éxito, supone un esfuerzo para cualquier aspirante a escritor, pero a largo plazo tiene sus recompensas. Son sólo algunas de las premisas más importantes que un blogger debe tener en cuenta cuando se inicia en el apasionante mundo de la escritura en Internet.

Por supuesto, hay que saber redactar e intentar evitar los errores más comunes que suelen cometerse: De tipo ortográfico, de puntuación, oraciones largas o inconexas carentes de sentido,…, por lo que se debe ser claro en la exposición y utilizar las expresiones adecuadas para que nos entiendan.

Todo buen articulista debe tener presente una tarea inicial: Saber sobre qué va escribir, cuál es la esencia de aquellos a los que quiere transmitir.

Antes, se habrá documentado con esmero. Tendrá que captar la atención del lector con un atractivo titular. Claro, directo y no muy extenso. Si logramos llamar su atención habremos dado un gran paso en nuestro objetivo; de esta forma nuestro seguidor iniciará la lectura del post con una actitud predispuesta.

Alcanzada esta meta, el blogger se dispondrá establecer un hilo argumental nítido en su exposición escrita. Para ello, es recomendable que utilice la regla de la pirámide invertida. Es decir, tratar el/los asuntos de mayor trascendencia al principio del artículo de manera resumida para ir desgranando el resto de contenidos a lo largo del post hasta concluir con el de menor importancia, a su juicio. Si se puede responder a las preguntas de qué, quién, cuándo, cómo, dónde y porqué en una entradilla que sintetice estos parámetros, mucho mejor.

Otra norma de obligado cumplimiento es intentar obtener una cercanía con el lector a través de un lenguaje sencillo, no muy formal, ameno y atractivo, sin caer en coloquialismos ni vulgaridades, así como la utilización de verbos directos y sinónimos para evitar repeticiones innecesarias.

Como toda especie que se precie, el escritor de Internet debe adaptarse a su entorno, la web. La forma y la presentación importan tanto o más que el contenido. El hipertexto no es tan estático como el negro sobre blanco del papel, aunque es algo más incómodo para leer.

Es importante escribir de forma concisa con frases cortas y un tipo de letra legible. También resulta de interés el uso de negritas en los textos para remarcar las principales ideas, incluir enlaces a otras webs para aportar más información y, si es posible, utilizar recursos multimedia (imágenes, vídeos, sonido) con el fin de aportar más dinamismo e interactividad.

Además, la red de redes es rápida; como la energía, se transforma constantemente, así que conviene actualizar los contenidos con frecuencia.

Las destrezas del blogger le deben llevar asimismo a citar, siempre que sea posible, a sus fuentes, evitar el plagio, participar en comunidades de temáticas que le atraigan en otros foros y aprovechar todas las posibilidades que le ofrezca Internet.

Siempre se puede añadir un nuevo punto de vista, una herramienta, una idea a lo que otros escriben que le hagan diferente del resto, único

Es aconsejable disponer de un diccionario que permita facilitar el trabajo cuando surjan las dudas. “Si un hombre puede organizar sus ideas, entonces puede escribir”, dejó latente el gran Robert Louis Stevenson en el siglo XIX. No iba desencaminado en su argumento. Son éstos, en líneas generales, algunos de las mejores recomendaciones y consejos para los bloggers. Ahora toca ponerse delante de un teclado y probar suerte.

Sin votos aún