Trabajo de oficina
Trabajo de oficina

Este es el último de los artículos donde tratamos la importancia de preparar la semana, evitando con ello el cometer errores propios de la desorganización como son los olvidos, la falta de tiempo y la presión a la que muchos sucumbimos cuando vemos que el buque se va a pique y poco o nada podemos hacer para salvar la situación.

En nuestros artículos anteriores, “10 maneras de mejorar la semana” y “Mejorando el inicio de la semana”, descubrimos la importancia que tiene conocer el principio “80/20” en el trabajo, planificar la semana, trabajar en un entorno limpio, publicar nuestros objetivos, esquematizar las prioridades y el rodearse desde el inicio del día con emprendedores. En este artículo trataremos cuatro características más, cuales son: cuidar la apariencia, preocuparse de alimentarse bien, revisar los objetivos conseguidos en semanas anteriores y revisar el calendario.

4

Cuidar nuestra apariencia

No cabe duda que para la mayoría de las personas uno de los aspectos más importantes al comenzar cada día de trabajo es el estar bien presentados, y ello se acentúa mucho más el lunes después de tantos días de relajo. La idea es llegar a la oficina con un look completamente renovado, algo que simule de alguna forma la desazón con que muchos encaran este primer día laboral.

Un consejo que ayudará a relajarse y nos beneficiará al llegar a la oficina es dedicar un poco más de tiempo al cuidado personal el lunes por la mañana respecto del resto de días ¿Por qué? Porque debemos ser especialmente cuidadosos en alistarnos mentalmente para los desafíos que vendrán en las próximas horas y días, y para ello que mejor que vernos al espejo y mirarnos fijamente.

3

Comer de forma sana en la semana

La comida sana es uno de los elementos imprescindibles para todas aquellas personas que realmente deseen tener una semana productiva, pues comiendo los alimentos indicados en las horas adecuadas, se evitan malestares estomacales, cansancio excesivo, mejora el descanso y se evitan somnolencias innecesarias.

Cuando hay muchas cosas que hacer, las tentación de comer más de lo debido y cosas innecesarias aumenta notablemente, por lo que existen muchos casos de ejecutivos con sobrepeso u obesidad producto del “exigente” trabajo que les demanda tiempo en el escritorio muchas veces y facilita el consumo de comida rápida rica en grasas y azúcar.

2

Revisar los objetivos anteriores

Tomar algunos minutos para revisar los objetivos de trabajo alcanzados durante el desarrollo de semanas anteriores es una buena forma para motivarse. Es muy recomendable el poder seguir la pista de lo que se quiere hacer y se hará, pues de esa manera podemos concluir si vamos por el buen camino o no a tiempo.

Tomar en cuenta lo que hemos conseguido durante las semanas anteriores nos permitirá concentrarnos de mejor forma en lo que queremos obtener ahora, evitando los problemas, excesos y pérdidas de tiempo innecesarias que siempre están a la orden del día.

1

Revisar el calendario

Revisar el calendario antes de organizar cualquier cosa para la semana que nos convoca es imprescindible si no queremos atiborrarnos de responsabilidades que terminarán siendo incumplidas por falta de previsión. Con la ayuda del calendario, podemos subrayar las fechas límite para la entrega de proyectos, recordar las reuniones que están pendientes y también da certeza del real tiempo libre del que se dispone para entretención a lo largo de la semana.

Sin votos aún