Luka Modric: el nuevo monarca

Y el día llegó, el Balón de Oro tiene nuevo dueño y se llama Luka Modric. Pareciera irreal que este ansiado trofeo del mundo futbolístico estuviera en manos de un profesional que no fuese Lionel Messi o Cristiano Ronaldo, dueños absolutos del premio desde 2008. Pero todo es cierto, este menudo jugador croata que encandiló a los aficionados junto a su selección en el último mundial fue capaz de romper una racha monótona de diez años, consagrando una carrera iniciada en 2004 en el Dinamo Zagreb.

Aun emocionado por el galardón obtenido, declaró para la revista France Football:

En la historia quedará que un jugador croata, representante de un país pequeño, ganó el Balón de Oro después de Cristiano y Messi, que son jugadores de otro nivel.

Infancia difícil

Tampoco dejó de recordar un pasado marcado por circunstancias duras y difíciles:

Mi vida está hecha a base de lucha y mucho trabajo para conseguir mis objetivos. No ha sido sencillo, pero he ganado.

Y es que los recuerdos del mejor jugador del mundo se remontan a una niñez en la que era un pastor de cabras en una recóndita aldea. Fue la época en la que su abuelo Luka, de quien recibió el nombre, murió asesinado por paramilitares serbios. Tenía apenas seis años. Su familia tuvo que abandonar el lugar después de que su casa fuera quemada por éstos.

Los inicios

Es en la ciudad de Zadar donde el pequeño Luka entra en contacto con el deporte que lo llevaría a la gloria. Entre 1991 y 1993, la misma era constantemente bombardeada por el fuego enemigo y en medio de aquel clima bélico Modric forjaba su personalidad en cada entrenamiento.

Al respecto, manifestó en una ocasión el nuevo monarca del fútbol mundial:

La guerra me hizo más fuerte, fue un momento muy difícil para mí y para mi familia. No quiero arrastrar eso conmigo para siempre, pero tampoco quiero olvidarlo.

A la guerra habría que agregarle también los problemas económicos por los que atravesaba su familia, tal como lo ha reconocido el periodista Goran Cop:

Todo estaba contra él, el pobre lugar en el que nació, la guerra y el destierro, incluso su baja estatura por la que fue rechazado por el Hajduk Split. Pero las dificultades de crecer con condiciones materiales precarias y las tragedias de la guerra formaron en él un carácter inquebrantable.

Modric empezó en el fútbol a los siete años de edad. Era un pequeño refugiado cuando entrenaba en el NK Zadar y su talento no tardó en llamar la atención de un club como el Dinamo Zagreb. Su entrenador de aquel entonces, Zoran Mamic, lo recuerda así:

Se notaba esa enorme precisión técnica, su enorme versatilidad de movimientos, cosas tremendamente importantes, pero también estaba ese "factor X" que sientes cuando ves algo extraordinario.

Trayectoria

Con Modric en sus filas, el Dinamo Zagreb logró campeonar en la liga croata los años 2005 y 2008. Cuando tenía 22 años se fue a vivir a Londres para jugar por el Tottenham. Algo que ha caracterizado a Luka Modric en todos los equipos en los que jugó ha sido su notable talento a la hora de elaborar jugadas decisivas, fue esa característica la que lo llevó al poderoso Real Madrid en 2012, equipo en el cual ha podido desplegar todo su talento y con el cual no se cansa de ganar títulos.

Ivan Rakitic, otra estrella del fútbol croata, también se ha rendido ante la habilidad de su compañero:

Luka no es solo el mejor jugador de todos los tiempos, sino también una gran persona, un líder que seguimos.

Sin votos aún